Artista visual especializado en grabado por la Universidad Veracruzana. Ha trabajado en diversos talleres entre Oaxaca y Xalapa, exponiendo de manera individual y colectiva dentro y fuera de México. Su investigación se enfoca en el dibujo, la gráfica y los procesos derivados de estas dos disciplinas.

Becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) del 2015 al 2016, su trabajo ha sido seleccionado en bienales de grabado como la “José Guadalupe Posada” de Aguscalientes y la Shinzaburo Takeda de Oaxaca. Obtuvo mención honorífica en la Primera Bienal de Veracruz en el 2012.

Entre los sitios que le han expuesto individualmente se encuentran las galerías Artecocodrilo, Vértigo, Anomalía en CDMX; la Galería de Arte Contemporáneo y la “Ramón Alva de la Canal” en Xalapa; Cuarto Contemporáneo de Oaxaca y La Plataforma en Barcelona, España. Vive y trabaja en Zoncuantla, Ver.

En el estudio de arte y diseño “La Dromilona” desde el 2013.

Entropías del humor 

Ácido, amargo, ligero, festivo, melancólico, flemático, negro, inocente, ingenuo o inteligente. El humor es algo mucho más amplio que lo gracioso o divertido. No está siempre bajo nuestro control; más bien al revés: el humor nos domina, el mundo ante nuestros ojos toma su forma y nosotros la forma del ambiente. Ocurre aún como desde antiguas perspectivas: el humor es un fantasma que nos habita.

Hablar de humor es cosa seria cuando reconocemos que modifica nuestras percepciones sobre absolutamente todo; nada permanece igual cuando le damos una segunda mirada, en un segundo momento, en un estado de ánimo distinto.

Entropías del humor toma prestado ese concepto de la termodinámica para tratar sobre el factor de energía creativa concentrada en cada obra expuesta. Pero también para reflejar el proceso de cambio que esta exposición representa en la trayectoria de Daniel Berman. Por ello es tan relevante el protagonismo de las dos series que dominan este espacio. En su carácter de código combinatorio y experimental, a la vez caótico y organizado, Hoyo negro se revela como un ejercicio de lenguaje visual que combina texturas, motivos vegetales y cuerpos trabajados en el estilo de ilustración que Berman desarrolla desde hace tiempo. Y Tropicalia –que recuerda al movimiento artístico e intelectual que, factor de cambio como fue, pretendió renovar la escena cultural brasileña en la década de 1960- es un paso al frente desde los monotipos monocromáticos hacia la explosión del color que coquetea con la abstracción.

En el punto de encuentro entre grabado, dibujo, ilustración y cómic, con la obra de Daniel Berman apuntamos sobre la importancia del cambio, porque es así que gestionamos realidades.

L.H.A Juan Carlos Jiménez Abarca

CRÍTICO E HISTORIADOR DE ARTE

 

Ver Catálogo Ver flyer