Trabaja y vive en Oaxaca desde el 2005. Ese año funda, junto con un grupo de amigos, el taller Pata de Perro dedicado a la difusión, promoción y enseñanza del grabado. También es co-fundador del colectivo Arte Cocodrilo una plataforma para artistas emergentes en México.

En su trabajo creativo experimenta con la multiplicidad y la expansión de la gráfica, reflexionando a través de diferentes técnicas y aplicaciones de impresión en diversidad de soportes.

Ha participado en diversas exposiciones individuales y colectivas en México, Alemania, Eslovaquia, Inglaterra, Japón y Estados Unidos.

En el 2009 recibió Mención Honorífica en el Salón Nacional de Gráfica por su propuesta de gráfica expandible. En 2011 fue becario del Programa Jóvenes Creadores del FONCA y en 2012 fue beneficiario del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico de Veracruz. Ese mismo año realizó la residencia de producción en el Head Space Project de la Universidad de Arte de Osaka (Japón). En el año 2012 recibió el Premio Especial de la Primera Bienal de Arte Veracruz.

 Onírica 

Las mil personificaciones del sueño, los oniros de las mitología helena, son algo más que aquellas imágenes o mensajes que enviaban los dioses a los humanos. Según el griego que se consulte, éstos son hijos de la noche (Nix) y la oscuridad (Érebo), hijos de la tierra (Gea) o hijos de Hipnos (el sueño). Tres nombres destacan entre aquellos mil, según Ovidio: Morfeo, Fobétor y Fantaso.

Estas filiaciones nos permiten descubrir que los sueños pertenecen a la gran familia de la fantasía y la imaginación. No hace falta dormir para soñar, no hace falta inconciencia para estallar en mil maneras de imaginar. El trabajo del artista se nutre al mismo tiempo de su voluntad creativa y la cotidiana tormenta de símbolos libremente asociados, que el autor no controla. Solo puede procurar seguirle el paso a la intuición imaginativa.

Onírica es una exposición de obra gráfica donde Uriel decanta imágenes imposibles, islas fantásticas de estructura greca, patrones geométricos, mantras, animales, ríos, lagos, bañistas. Hay una veta de antigüedad en estas estampas contemporáneas que mezclan fuentes estilísticas de oriente y occidente, trabajadas con ese aliento gráfico dual veracruzano y oaxaqueño que Uriel Marín ha sabido condensar en su trayectoria.

Y el escenario predominante es el agua, ese medio huidizo e inaprensible como el caudal de ideas en que se ha sumergido el artista.

L.H.A Juan Carlos Jiménez Abarca

CURADOR GALERÍA OMO

 

Ver Catálogo Ver flyer